titulo_header.png
logoSB.jpg

volver al inicio

cruzdelsur.jpg

 el propósito,

  nuestra Cruz del Sur  

historias de empresas b

emprediem

Acompañar y dejarse acompañar

52.jpg

El propósito de Emprediem es democratizar el emprendimiento y la innovación social, con el objetivo de generar un impacto positivo en Latinoamérica y el mundo.

 

Ha sido un año muy difícil, pero de tremendo aprendizaje. En febrero teníamos varios proyectos adjudicados y cuando comenzó la pandemia se cayeron. Entonces el primer semestre fue muy malo desde lo económico, muy complejo, pero sin embargo fue muy bueno en la adaptación tecnológica, la transformación digital se aceleró. 

 

En conjunto con un equipo de 18 personas, trabajamos para dar un espacio a emprendedores que quieran resolver problemáticas sociales, fortaleciendo a los próximos líderes de cambio. Queremos disminuir brechas de desigualdad, tanto de género, como de centralización, de cultura, de educación, entre otras, y lo hacemos a través de dos grandes unidades de negocio, Mentores de Impacto, donde buscamos potenciar a través de mentorías, emprendimientos que quieran tener impacto positivo, y Glocart que busca llevar el arte local a lo global.

 

En conjunto con Sistema B organizamos las rondas de Negocios con Impacto y recuerdo que en enero, conversando con el equipo, nos ilusionábamos pensando en pilotear las rondas de negocio digitales, y la pandemia obviamente nos cambió todo el panorama. La tecnología nos permitió hacer una ronda con 800 personas, cuando lo habitual era contar con aproximadamente 100 participantes, entonces el impacto se multiplicó.

 

Con el programa de Formación de Mentores nos pasó lo mismo. El año pasado hicimos dos sesiones presenciales en Santiago, con un promedio de 20 personas. Este año hicimos cuatro sesiones, pero logramos llegar a 125 personas promedio por formación, con otra lógica. Todas 100% digitales, con la participación de varias regiones y países de Latinoamérica.

 

Cuando llegó la pandemia a Chile, junto con los colaboradores instalamos tres consignas. La primera fue cuidar nuestra salud, la segunda cuidar nuestro trabajo y la tercera no dejar de generar impacto. Esos eran los tres grandes desafíos que teníamos. 

 

No despedimos a nadie, pero sí hubo gente que decidió irse. Todos nos redujimos el horario y el sueldo. También nos acogimos a la Ley de Protección al Empleo. El primer semestre fue duro en flujos, además  fue muy desgastante, porque de todas formas seguimos trabajando jornada completa. Pero la crisis nos impulsó a estar más en contacto con nuestros clientes. Nos dedicamos a escuchar y a ponernos a disposición. Eso nos permitió ir ajustando los distintos servicios. 

 

Nosotros somos una institución que frente a cualquier tipo de crisis, ponemos al servicio lo que sabemos hacer. Consideramos que el verdadero emprendimiento social es cuando tu modelo de negocio, tu modelo de operaciones y tu modelo de impacto están 100% relacionados. Y así es como impulsamos distintas iniciativas de colaboración relacionadas con lo que sabemos hacer. En alianza con Banco Estado desarrollamos el proyecto Mil Mentorías para emprendedores que recibieron créditos con garantía estatal Fogape Covid 19; junto a varias organizaciones creamos el “Chile a fondo”, el cual impulsaba préstamos a tasa de interés cero para emprendedores, y nosotros entregamos la mentoría; otra iniciativa fue “Líderes Virtuales”, que entregó herramientas para el home office.

 

Muchos emprendedores nos decían que no sabían qué hacer,y así fuimos desarrollando nuevas herramientas que pudieran apoyarlos. Entonces, por un lado nosotros estábamos pasando un momento difícil, pero además nos sentíamos con una responsabilidad muy grande, lo que nos motivó a trabajar el doble. Y nosotros estábamos sufriendo como pyme igual que ellos, entonces les decíamos, “oye, te entendemos porque nosotros estamos igual, salgamos de esta juntos”, y eso fue súper bonito, nos dejó muy contentos. 

 

En cuanto a Glocart, donde buscamos aumentar las oportunidades comerciales de emprendedores y emprendedoras, artesanas y artesanos principalmente, nosotros apoyamos a través de programas de comercialización, donde los preparamos para que ellos puedan competir en mercados más exigentes y también a través de una comercializadora, donde vendemos sus productos. Con la pandemia nos vimos obligados a abrir una tienda digital, lo que nos ha permitido ir acortando brechas culturales. 

 

Como aprendizaje destacaría la importancia de aprovechar las crisis como espacios de oportunidad. También tener mayor resguardo en lo económico, ser más ordenados, el área financiera se transformó en una prioridad mucho más grande. Hay un aprendizaje importante en cómo hacemos para no hipotecar el propósito. 

 

Hoy día estamos trabajando desde nuestras casas, devolvimos la oficina que teníamos, pero cuando tenemos la necesidad de juntarnos, vamos a las oficinas que la Empresa B Red Megacentro ofreció como beneficio para todas las Empresas B. Eso claramente cambió nuestra forma de trabajar con el equipo, pero no la práctica de mantenernos cerca.

 

En Emprediem creemos que el verdadero cambio se genera cuando se modifican las relaciones humanas. En ese marco  la frase “déjate acompañar”, marcó nuestro año. Acompañamos a otros y nos dejamos acompañar. Los espacios de encuentro con otros y las conversaciones, fueron clave. Todos estábamos pasando por una crisis, viviendo una pandemia y hubo diferentes maneras de abordarla, por lo tanto, escuchar la experiencia de otros, fue fundamental. 

 

Sebastián Rodríguez, gerente general de Emprediem Chile.

¡Viva la interdependencia!

¿Quieres contactar a Sistema B o a los protagonistas de estas historias? 

volver al inicio