volver al inicio

 el propósito,

  nuestra Cruz del Sur  

historias de empresas b

casa co

Seguimos haciendo comunidad, más allá de los metros cuadrados

29.jpg

En CasaCo convertimos espacios de trabajo, en lugares donde los proyectos y personas que buscan cambiar el mundo se desarrollan. CasaCo es el punto en que se cruzan la innovación, el trabajo colaborativo, el crecimiento y el bienestar.

 

Nacimos con la idea de apoyar emprendedores que estuvieran en etapa de crecimiento y generando impacto positivo en alguna industria. Entonces nos propusimos reunir a personas con personalidad emprendedora, con una mente global, socialmente conscientes, resilientes y motivados por sus sueños en un determinado espacio, y desarrollar una cultura de comunidad colaborativa muy fuerte. 

 

Empezamos en 2014 con una casa en calle Alcántara, en 2016 abrimos la segunda casa en Presidente Errázuriz. Hoy sumamos 1.000 metros cuadrados de colaboración donde, más allá de un co-work, somos un lugar de encuentro y permanentemente estamos buscando generar contenido. Nuestros tres pilares son aumentar las interacciones al interior de CasaCo, promover el bienestar de las personas y maximizar las capacidades.

 

Enero y febrero fueron meses muy buenos. En marzo llegó la pandemia, y tuvimos que bajar los costos al mínimo. A partir de abril redujimos los arriendos en un 20%, ninguna empresa lo pidió, pero sabíamos que sería una ayuda. Un 60% de los emprendedores aproximadamente trató de mantener la oficina el mayor tiempo posible y eso fue porque valoran mucho la comunidad y tienen un compromiso con CasaCo. 

 

Comunicacionalmente, nos propusimos seguir estando presente. Aprovechamos de hacer charlas con los miembros de CasaCo, tuvimos instancias de conversación que se visibilizaron mucho, como Conversaciones para el futuro e Historias de guerra. Los ayudamos con gestión de prensa, y nos dedicamos a potenciarlos desde el marketing. Fue un tiempo que aprovechamos de contar lo que hacemos a través de redes sociales, siempre manteniendo el espíritu en alto. 

 

En marzo sumábamos 48 empresas en las dos casas, hoy tenemos la mitad. Las que continuaron han comenzado a volver. En CasaCo Presidente Errázuriz, el 70% de las empresas va de forma intermitente. Hemos retomado las instancias donde compartimos, como los Encuentros en la Azotea, que claramente no se logran en lo digital. En general, las empresas se acercan a nosotros porque quieren pertenecer a algo. En relación a eso y en el contexto en el que estamos, vamos a lanzar un nuevo programa, mucho más flexible. Se trata de una membresía que considera el acceso a salas de reuniones, un lugar donde poder sentarte y trabajar, y ser parte de la comunidad de CasaCo. 

 

Otro servicio que hemos desarrollado, está pensado para empresas que nos han solicitado asesoría para instalar comunidades de colaboración en sus espacios. Nosotros tenemos muy estudiado cómo transita la gente, donde habla por teléfono, cuales son los puntos de fuga, cuáles son los puntos de encuentro, cómo se mueven las personas en determinados metros cuadrados. Estamos listos para lanzar esta iniciativa, sobre todo ahora que las personas están volviendo a trabajar. Queremos llevar la CasaCo a otros espacios.

 

Gracias a las distintas acciones que hicimos, logramos mantener nuestro propósito muy presente. Desde CasaCo nacimos con el objetivo de aportar al crecimiento de Chile a través del apoyo al emprendimiento, visibilizando las cosas positivas. Desde hace seis años mantenemos el mismo sello, y el mismo sueño. 

 

Los principales aprendizajes de este tiempo tienen que ver con el trabajo de comunidad que llevamos haciendo durante todos estos años. Durante la pandemia pudimos comprobar que lo que realmente valoran las personas de CasaCo, definitivamente no son los metros cuadrados si no, el pertenecer a esta comunidad. Es impresionante como un bien tan intangible, pasa a ser tan importante en el modelo de negocio. Nosotros vamos mucho más allá del espacio físico, y estos meses logramos seguir conectados haciendo comunidad.

 

Catalina Boetsch, co fundadora de CasaCo.

¡Viva la interdependencia!

¿Quieres contactar a Sistema B o a los protagonistas de estas historias? 

volver al inicio