volver al inicio

 el propósito,

  nuestra Cruz del Sur  

historias de empresas b

betterfly

Enfrentarse a la fragilidad de la vida, te hace crecer

14.jpg

Betterfly es una plataforma de beneficios que recompensa los hábitos saludables de tus colaboradores en donaciones sociales y un seguro de vida cuya cobertura crece sin costo. Ayudamos a las personas a convertirse en la mejor versión de sí mismas y tener un impacto en sus vidas, sus familias y sus comunidades.

 

Lo que nosotros estamos haciendo desde el primer día, es emprender y generar tecnología para transformar la vida de las personas  de una manera muy distinta, a través del propósito, más que a través de un incentivo monetario o de una recompensa económica. 

 

Partimos con algo súper simple, quemar calorías haciendo deporte y, con eso, donar alimentos a poblaciones en situación de vulnerabilidad,  motivando a la gente a hacer más deporte a través de la actividad física o dejando el sedentarismo y que,  mientras más deporte hicieras, mayor era la ayuda. Podías incluso llegar a salvar la vida de un niño. Con el tiempo comenzamos a crecer y nos dimos cuenta que mientras más le tocabas el corazón a las personas, mayores eran los cambios de hábitos. Los ayudamos a dar el paso inicial para adherir a mejores hábitos de vida.

 

Comenzamos con una página web, luego una app y hoy día somos una plataforma, y lo que partió  caloría por caloría se fue ampliando. En el camino nos dimos cuenta de que no solamente queremos motivar el bienestar físico y salir a hacer deporte, sino que también queremos motivar e inspirar el bienestar financiero, el bienestar mental, el bienestar ocupacional de las personas. Entonces por qué no ampliar el deporte a otros hábitos saludables como meditar, comer sano, dormir, ahorrar, escuchar música, leer y que todo aquello que te acerca al bienestar, signifique una ayuda social.

 

El tema financiero es muy importante, porque para poder estar bien física y mentalmente, tienes que tener un bienestar financiero. Hace aproximadamente un año, surgió la idea, nos preguntamos “¿qué pasaría si los buenos hábitos de las personas, no sólo se convirtieran en ayuda social y en donaciones como comida, agua o árboles, sino que también permitieran construir un seguro de vida sin costo?”. Quisimos ver la forma para que, a través de nuestra tecnología, las personas pudieran proteger, no solo a sus comunidades y al medio ambiente, sino también a sus familias. Este proyecto se desarrolló y se lanzó durante la pandemia. 

 

La idea es que el seguro de vida y la cobertura, aumente con tus manos y tu mente, en lugar de tu billetera. El seguro de vida, es un producto que tiene todo que ver con tus hábitos saludables. Una persona que camina más o medita más, tiene en promedio un riesgo de muerte mucho menor o una longevidad mucho mayor.

 

Entonces hoy, lo que hace Betterfly, es convertir hábitos saludables en donaciones sociales y en un seguro de vida sin costo. Somos la primera plataforma del mundo que logra empoderar a las personas para que vivan su mejor vida, a través de su deseo de proteger a la familia y ayudar a los demás.

 

Esto funciona a través de una suscripción mensual que está disponible para empresas de diversos tamaños, la que entrega acceso a una serie de beneficios digitales como una app de fitness, meditación, ahorro, telemedicina, soporte psicológico, nutricionista. Además mientras más se usan nuestras herramientas y mientras más corren, meditan y ahorran, su seguro de vida crece y van construyendo  su protección financiera, a la vez que va creciendo el impacto social que se traduce en donaciones de comida, árboles plantados, o  litros de agua. En un año puedes llegar a juntar 3, 4 o 5 millones de pesos en cobertura de vida, sin costo para la empresa, ni para las persona porque lo construyes literalmente con tus manos.

 

Enfrentarse a la fragilidad de la vida, te hace crecer. Fue lo que me ocurrió cuando partí con Burn to Give y lo que nos ha ocurrido en los últimos meses debido a la pandemia. Cuando tienes a toda la población mundial enfrentada a la fragilidad de la vida, le tomas peso a la importancia de la protección financiera y a estar protegido frente a lo inesperado. Pero el seguro de vida es un producto caro, y fue aquí que ideamos la forma de hacerlo accesible. Ya en diciembre del año pasado nos cuestionamos sobre el futuro del trabajo, la telemedicina, y otros temas que hoy hacen todo el sentido. 

 

Fueron  una serie de factores los que hicieron que nuestra propuesta no sólo ampliara su valor, sino que también se acelerara significativamente. En plena pandemia levantamos una serie A, donde el ser una Empresa B resultó determinante para el éxito de la operación. Hoy día somos cerca de 60 personas, se ha casi triplicado el equipo este año por el crecimiento que hemos tenido y vamos a seguir creciendo en los próximos meses. Hemos visto con gran alegría que las personas están apostando por lugares para trabajar donde se genere impacto positivo en las personas, con un propósito muy claro por delante, que para nosotros es transformar la vida de las personas.

 

Nada está garantizado y nada está escrito en piedra, uno tiene que aprovechar la vida. Estamos acá por un periodo corto y eso tiene que ser un recordatorio para todos nosotros. Tenemos que vivir cada día, cada semana y cada mes como si fuera el último, y si alguien está haciendo algo que no lo llena completamente día tras día, tiene  que cambiar lo que está haciendo. Hace 6 años, tuve la suerte de tener este wake up call  y gracias a eso, plantar la primera semilla de  Burn to Give. 

 

Hoy tenemos a 7 mil millones de personas en el mundo, enfrentados a lo mismo y creo que en los próximos 10 años vamos a sufrir una transformación radical. No solamente por la tecnología, sino también porque nos estamos enfrentando a toda esta fragilidad, lo que nos hace mirar el planeta, el trabajo y la sociedad de otra manera. Espero que cuando estemos hablando en dos, tres, cuatro o cinco años más, el resultado sea un mundo más equilibrado, con una mayor igualdad de oportunidades. En nuestro caso, estamos trabajando 24/7 para poder aportar nuestro grano de arena para que así sea.

Eduardo della Maggiora, fundador y CEO de Betterfly.

¡Viva la interdependencia!

¿Quieres contactar a Sistema B o a los protagonistas de estas historias? 

volver al inicio