volver al inicio

 el propósito,

  nuestra Cruz del Sur  

historias de empresas b

balloon latam

Volvimos al propósito y reafirmamos que somos una empresa resiliente

11.jpg

Impulsamos comunidades para que sean protagonistas de su desarrollo.

 

Balloon Latam es una empresa social y Empresa B. Trabajamos con procesos de desarrollo socio-territorial, basados en la articulación de distintos actores de la sociedad civil, sector público y privado para el desarrollo de las comunidades rurales. Para nosotros, la vinculación con otros es clave, la forma en que hacemos las cosas es siempre desde una mirada sistémica que nos invite a leer el entorno y a adecuarnos, a ser muy resilientes y a crear soluciones que se generen desde estas comunidades, pertinentes al contexto.

 

Nuestro propósito es impulsar comunidades para que sean protagonistas de su desarrollo y es tan fuerte, que permea y moviliza a nuestra organización desde sus bases, tanto en el modelo de negocios como de operaciones. La cultura Balloon, es nuestro corazón, a lo que nos aferramos durante el 2020, que se hizo desafiante, y muy complejo, porque nos preguntábamos: ¿cómo íbamos a implementar nuestros programas presenciales?; sin embargo, el trabajo en casa se nos hizo sencillo. El promedio de edad Balloon es de 32 años, y abrazamos el tema de la digitalización. Ya estábamos en un proceso de Transformación en la Era Digital (TED) por lo que pasar a un trabajo remoto nos funcionó.

 

Durante los primeros meses tuvimos que repensar todo: si bajábamos los sueldos, si nos acogíamos a la Ley de Protección del Empleo, etc. Finalmente, gracias al apoyo del Directorio y Gerencia General, la decisión fue seguir, solo hubo algunos ajustes puntuales en beneficios, que al poco tiempo volvimos a reactivar. En la medida en que nuestros clientes nos aseguraban continuidad, también nosotros fuimos volviendo a nuestra normalidad, lo que dio mucha seguridad a nuestros colaboradores.

 

Volvimos al propósito, nos resguardamos ahí. Nos enfocamos en lo que nosotros somos y hacemos y esto nos permitió tomar perspectiva. Nos preguntamos cómo abordar los desafíos que tenemos con nuestros clientes en este nuevo contexto, y comenzamos a activar llamadas en tiempo real a nuestra comunidad de emprendedores. Hicimos un levantamiento de información durante 15 días con los equipos territoriales. Esa información desde las personas, desde la comunidad, fue lo que nos permitió adaptar la estrategia. 

 

Muchos de ellos no tenían ventas, sus emprendimientos estaban suspendidos, había mucha vulnerabilidad económica. En ese marco, junto a diversos actores, nos sumamos al proyecto Familias Entrelazadas, al cual le pusimos el sello Balloon. El foco estaba en entrelazar familias con disponibilidad económica, con familias que viven en la ruralidad, que estaban pasando por un mal momento frente a la pandemia. Durante tres meses se entregaron canastas de alimentos, pero más allá de ese hecho puntual, lo que se buscaba era conectar a familias diversas que no se conocían y con poca probabilidad de conocerse si no hubiese existido el programa, para que se generara una relación genuina y virtuosa que permaneciera en el tiempo. Nuestra convicción es que la innovación social ocurre cuando las relaciones sociales cambian. Ese es uno de los grandes aprendizajes; las cajas de alimentos se convirtieron en una excusa. 

 

Y así, fuimos promoviendo distintas iniciativas y nuevos proyectos a partir de las necesidades que levantamos: realizamos todos nuestros programas junto a los emprendedores de los diversos territorios del sur de Chile en formato online. Nos enfocamos a que estos emprendedores rurales adquirieran las herramientas básicas de alfabetización digital y nos conectamos con diversas organizaciones para potenciar la economía local de los territorios y visibilizar su identidad local. Necesitábamos atender a nuestros clientes y también garantizar la operación.

 

En lo interno, desde el área de Personas y Organización (P&O), nos enfocamos en contener a nuestro equipo. Impulsamos las ventanas P&O, espacios de una hora, con profesionales del área, con el fin de entregar soporte emocional y de contención para el equipo. Tuvimos una muy buena acogida, realizamos un total de 25 ventanas. De esto se desprendió un proyecto más amplio llamado “Balloon Contigo” que apunta directamente al fortalecimiento y retención del talento.

Aprendimos que volver al propósito, a la base de por qué hacemos lo que hacemos, es clave. Nos dimos cuenta que somos una empresa resiliente, ganamos confianza, fuimos muy hábiles, ágiles y flexibles. Y no lo teníamos declarado así. Otro gran aprendizaje fue lograr ver todas nuestras piezas conectadas, lograr un modelo integrado y que todo respondiera a un mismo norte con el fin de fortalecer el capital social, aumentando la confianza, cohesión e identidad de las comunidades.

 

Daniela Hernández, directora de Personas y Organización de Balloon Latam.

¡Viva la interdependencia!

¿Quieres contactar a Sistema B o a los protagonistas de estas historias? 

volver al inicio